18 abr. 2010

Esta pythonesca existencia

El sentido de la vida, búsqueda primordial de la humanidad desde su súbita adquisición de conciencia. A través numerosas herramientas hemos creído encontrar la respuesta, ya sean la religión, la filosofía, la ciencia, entre otras. Pero en realidad ninguna ha dado solución al enigma que invade nuestras mentes.

Pero, aunque usted mi querido lector no lo crea, la razón de la existencia se encuentra desnuda ante nuestros ojos, solo que nos negamos a aceptarla. La existencia es un absurdo. El azar nos dio conciencia de que nuestra propia existencia es gracias al azar, esa es la bendición y maldición del ser humano, el ser capaces de ver nuestro propio sin sentido. Una verdadera divina comedia digna de un sketch de los Monty Python.

Por supuesto, al reconocer esto como realidad no debemos caer en la angustia existencial, el hecho de ser consientes que la vida no es nada más que un cruel chiste cósmico no nos quita la posibilidad de ser libres. Ya que la verdadera libertad, o mejor dicho, el verdadero existir solo adquiere sentido mediante nuestra voluntad. Nuestra voluntad de lucha, nuestra voluntad de seguir adelante, de cumplir nuestros sueños y especialmente la voluntad de reírnos, ya que si el mundo se ríe de nosotros ¿Por qué no podríamos reírnos con él?

En el momento que nos reímos, y comenzamos a dirigir nuestra vida al objetivo que buscamos, a nuestro “sentido”, estamos demostrando que nuestra voluntad es más fuerte que el azar. Pero si, en lugar de luchar, negamos la realidad tratando de entenderla mediante los métodos que nombre anteriormente, nunca podremos ser libres, ya que simplemente viviríamos ciegos, conformándonos con las sombras que observamos en el fondo de nuestra reconfortante cueva.

La lección es que debemos vivir el día a día sin estresarnos por el absurdo que es la vida, ni tampoco rememorar los momentos anteriores a que descendiéramos de los árboles. Solo vive, y espera sin miedo el momento en que el general Chapman ordene al director terminar este sketch por que se ha vuelto “too silly”.

2 comentarios:

  1. Me caes bien, Safari...

    ResponderEliminar
  2. Loco, ese capítulo en que los personajes ordenar terminar el sketch cambió mi vida. Cambio de paradigma brígido y fue hecho hace casi 40 años.

    ResponderEliminar