16 abr. 2010

Déjà vu

Que lamentable es el hecho que cada individuo se encuentra atrapado en su propia naturaleza, y que todo cambio es más de lo mismo. Al aparecer (y espero equivocarme) todo ser humano está destinado a la monotonía, aun cuando creemos haber cambiado, la puta realidad nos golpea en el rostro.

No me entiendan mal, no me refiero a la evolución intelectual, sino a la emocional (odio usar esa palabra, ya que la connotación que popularmente tiene es totalmente distorsionada). O sea, siempre reaccionamos igual, siempre la forma (no el contenido) de nuestro pensamiento se mantiene estática. Da lo mismo si somos pacifistas o guerreros, si la persona nace violenta seguirá siendo violenta y si nace tranquila también. Estamos atrapados por la puta carne, nuestro pensamiento civilizado se encuentra rodeado por una jauría de perros salvajes y hambrientos que esperan un momento de debilidad para atacar.

Querido lector (aunque dudo alguien siquiera este leyendo esto) estoy seguro que encontraras esto deprimente, especialmente si eres un recién rehabilitado drogadicto o alcohólico. Déjame consolarte diciéndote que todo no está perdido, ya que no estoy implicando determinismo, tal vez existe la posibilidad de que no caigas en el mismo vicio, pero créeme cuando digo que encontraras otro, ya que jamás podrás abandonar tu comportamiento compulsivo. Emmm Pensándolo bien, si soy algo determinista.

Alégrate.... por lo menos eres consciente de la situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario