15 jun. 2010

Pan y Football

¿Qué voy a estar haciendo el miércoles 16 entre 8:30 y 10:00? Pues voy a dormir. ¿Realmente creen que todos estamos preocupados de algo tan insignificante como un partido de football en el que participa la selección chilena? Fallo en entender la importancia que se le entrega en este país (y lo que es peor, en el mundo) a este deporte. ¿Qué tiene de especial el football? Lamentablemente aun no poseo la respuesta a esa interrogante (aunque posiblemente es 42). Pero esta situación no me imposibilita de ser capaz de dar mi opinión en la materia.

Estoy muy seguro de no ser un robot (al menos en un 80%), por lo que debo poseer emociones, es más, poseo una fuerte “pasión” por una serie de temas (no del todo “intelectuales”) pero por lo menos algo aportan a mi vida personal, ya sea entregándome herramientas, nuevas ideas, razones para reírme de la vida porque me muestran como es la vida. En cambio este deporte no entrega nada, por más que lo mire solo observo un grupo de personas persiguiendo una pelota, sin el más mínimo aporte, más que el de distraer a las personas y ayudarlas a olvidar la angustia existencial.

Imaginemos un mundo en el que las personas dedicaran ese tiempo precioso y esa energía en cosas realmente útiles o por lo menos, más satisfactorias a nivel intelectual. No me sorprendería que al poco tiempo viviéramos en una verdadera utopía. El football ha usurpado a la religión del título de “opio del pueblo” y nos ha regresado a la época de los gladiadores. Quienes creían que los estadios solo se parecen al coliseo en forma no se percatan que poseen el mismo significado para las masas. La única diferencia con los juegos romanos son que no hay muertos en la cancha y la ausencia del emperador. Todo el resto de los significados están ahí. La distracción, la furia liberada tras años de represión interna, la oportunidad de olvidar nuestra insignificancia ante el universo y pensar que por un día formamos parte de algo más grande que nosotros, que por un tiempo no estamos solos, que somos miles.

Olvidarnos de que no somos nada es volver a la seguridad de los animales. ¿De verdad creen que el perro es feliz? Pues no, solo esta despreocupado, ignorante de su realidad. La felicidad reside en aceptar nuestra insignificancia y tratar de encontrar una razón mediante la razón, no mediante una animalesca pasión. Esos argumentos que llegan a mis oídos después de manifestar públicamente mi descontento solo aumentan mi desprecio, y se resumen en un: “no seas amargado y disfruta”. Pues señores esta amargura me permite disfrutar la vida, pues puedo diferenciar lo importante de lo insignificante, lo que de verdad importa y lo que no. Yo y todos los que no nos dejamos engañar por este pan y circo moderno estamos más cerca de la felicidad que ustedes que se regocijan en el éxtasis de un insignificante gol. ¡¡¡¡Dejen de tratar de volver a los árboles!!!!

autocensura

Decidí borrar la ultima actualización. Después de leerla un par de veces me di cuenta que era excesivamente ofensiva, incluso para mis estandares ajjajajja. Trate de imitar a los grandes comediantes y falle, se me olvido que el humor esta en insultar sin insultar, creando la ilusión de que se esta ofendiendo y de esta manera demostrar lo mal enfocado que esta esa gente. Lamentablemente "pan y football" solo fue un insulto directo, sin gracia y sin humor.

Pero supongo que solo en el error se aprende.