11 may. 2010

La Venganza

No sabia que publicar, pero encontré este pequeño cuento que escribí unos días después del terremoto. Nada especial, nada fuera de lo común. Espero que les guste (esta algo incompleto así que es posible que se produscan cambios durante la semana) :



Era una noche tranquila y mi dormir era placido, pero como siempre, sin sueño, sin fantasía, solo un negro vacio. No puedo evitar en caer en ese cliché nietzscheano, pero la verdad era que sentía como la negrura penetraba en mi alma... De un momento a otro el vacio comenzó a temblar y se convirtió en oscuridad consiente y movediza, aun pesado por  ese brusco despertar que recordaba al de una madre en mañana escolar. Temblaba fuerte, pero no lo suficiente para salir de mi cama y volver al mundo consiente. Ante mi imposibilidad de retornar a la oscuridad decidí levantarme. ¡Que se haga la luz! le ordene al interruptor, pero este no obedeció. Y no era el único rebelde. La noche de ciudad, usualmente clara como el día, era solo tinieblas. La ocasión ideal para un cigarro y un paseo nocturno. 

La ciudad estaba por fin calma, era como si el gran monstruo hubiera súbitamente fallecido, o mejor dicho, asesinado por su enemigo eterno, la naturaleza. Con la fuerza de la infinidad de fieras asesinadas durante los millones de años que los hombres tomaron el control del planeta arrasó ciudades, mato hombres, violo mujeres y devoro niños. Como una invasión vikinga el mar destruyo puertos, mientras que la llanura devasto los pueblos como si hubiera sido guiada por el mismísimo Gengis Khan. La destrucción que me rodeaba penetraba en mi cuerpo, como si el humo que entraba a mis pulmones y los descascaraba por dentro no fuera tabaco, sino las almas condesadas de millones de inocentes, muertos en la interminable guerra entre la técnica y naturaleza.

Súbitamente mi meditación fue interrumpida por una ola gigante, una ola sucia, iracunda y cobarde. Era la humanidad. La corriente me arrastro durante varios minutos, mientras nadaba para sobrevivir, en mi esfuerzo veía como la marejada se llevaba consigo todo lo que encontraba en su camino. Súbitamente su forma cambio a la de una manda de lobos, cada uno más feroz que el anterior, bestias famélicas y malvadas. Pero no me preocupé, ya que detrás de cada fiera siempre hay un cazador, y este caso no era diferente. Pronto estarían de nuevo en sus jaulas demandando más alimento, aun sabiendo que su hambre era insaciable, pero en vez de culparse a sí mismos por su falta de voluntad culparán a su guardián, quien sabe que si los dejara en libertad terminarían por devorarlo a él y a sí mismos.

Proseguí mi camino, encendí otro cigarro y continué mi marcha. Solo me detuve al encontrarme frente a lo que solía ser el mar. Solo quedaba el abismo. Mientras dirigía mi mirada a la eternidad a mi alrededor el mundo se desvanecía en la oscuridad

Luego abrí mis ojos. 

Estaba temblando.

4 comentarios:

  1. hehehehe... sintiendonos un poco misantropos?

    Me gusto, aunque como siempre, pretencioso a cagar. Me he dado cuenta, poco a poco, de que la unica razon por la que los encuentro pomposos es porque me imagino al autor contandolos. Quizas me pasaria lo mismo con los escritos de Borges o Lovecraft si los hubiera conocido, quizas la unica forma de apreciar el genio es desconociendolo. May be Admiration is the furthest thing from knowledge.





    Then again, may be not.

    ResponderEliminar
  2. aahahhaha lo mas probable, especialmente si pensamos a los autores que citas. Como olvidar esa anglofilia lovecraftiana o la interminable enumeración de autores y libros por parte de ese Borges que decía que había leído mas de lo que había vivido. Pero acaso no se necesita una buena dosis de pretención, de pompa, para poder siquiera sentarse a escribir algo mediocre. Ya el hecho de querer crear o destruir mundos es lo mas cercanos a querer ser dioses.

    O como tu dices....mey be not.

    ResponderEliminar
  3. Quizas no le cambiaste nada, quizas sea simplemente la segunda leida hablando, pero me gusta mas como esta ahora.

    (lobos hobbesianos? hehehhehe, me gusto esa. Tipica imageria ultra-criptica tuya)

    ResponderEliminar
  4. hahaahahaha que seria yo sin mis obscuras referencias jajajja

    ResponderEliminar